Stories

El huerto de Calixto y Melibea, rincón de amor en Salamanca

¿Llevarás a tu novio/a al huerto?

¿Cuántas veces hemos hablado en este blog de amor? Seguro que ya van unas cuantas… Al fin y al cabo el romanticismo no es ajeno a nadie y quien más quien menos saca su vena más tierna en algunos momentos, coincidan o no con fechas especialmente románticas.

La verdad es que estamos inmersos en el puente –para quien tenga- de Todos los Santos, unas fechas en las que como mucho el único amor que se acostumbra a mostrar es a los muertos. No obstante, como es más agradable hablar de vivos que de muertos, hoy nos adentramos en un rincón en el que el amor es su leitmotiv, al menos, así lo entienden todas aquellas parejas de enamorados que deciden pasear por él.

Es el huerto de Calixto y Melibea, en pleno centro de Salamanca, ciudad esplendorosa y monumental donde las haya. Y se llama así porque cuentan que este jardín, situado sobre la antigua muralla de la ciudad y desde el que se contemplan unas increíbles vistas de la catedral y el río Tormes a su paso, podría haber sido escenario de las citas de Calixto y Melibea, una de las parejas de enamorados más célebres de la literatura española.

Para acceder al huerto de Calixto y Melibea hay que pasar por un arco junto al que encontramos una placa con una inscripción que indica el nombre del parque. A la izquierda, una estatua de la Celestina nos indica que esos no son unos jardines convencionales. Y es que una vez que el paseante se sumerge en el huerto de Calixto y Melibea el aura de amor que impregna el lugar se hace notar, un aire romántico que a la vez le otorga un aspecto medieval.

Cientos de variedades de vegetación conviven en los jardines junto con importantes elementos como la muralla, el paseo decorado con flores o el pozo, rincón en el que pedir deseos de amor eterno. Todo evoca una áurea de romanticismo que, obviamente, refuerza el nombre que le fue concedido.

calixto melibea 247x460 El huerto de Calixto y Melibea, rincón de amor en Salamanca

Y es que de alguna manera se ha querido vincular siempre la obra renacentista de Fernando de Rojas con el huerto de Calixto y Melibea. La historia es, sobre todo, un relato sobre el amor entre dos jóvenes, aunque en un primer momento no correspondido, por lo que deberá aparecer la figura de Celestina para conseguir la reciprocidad en el amor de los amantes. La vieja bruja acabará por obtener este amor, aunque el final de la obra acabará recordando a otras historias de amor imposible.

Aunque pocos desearían acabar como ellos, lo cierto es que muchos enamorados pasean por el huerto de Calixto y Melibea para poner de manifiesto su amor. Un lugar tranquilo en el que observar las fantásticas puestas de sol de la ciudad pondrá el toque definitivo para crear el ambiente que tanto se aprecia en el parque.

Fotografía de Darco TT en Flickr

Si quieres puedes seguir a ReservasdeCoches.com Google+ o a Frenchy, uno de los administradores de este blog de viajes y destinos.

Deja tu comentario