Stories

La Estatua de la Libertad

¿Has estado con la señora más famosa del mundo?

Conocerla es todo un honor. Con 46 metros de altura y un color verdoso a causa del contacto del cobre con el agua y el aire, se yergue ante ti una de las señoras más importantes del planeta. No, no es ninguna cantante mundialmente famosa, una actriz reconocida, una figura política con poder o algún personaje corriente pero importante. No tiene nada que ver. Es la Estatua de la Libertad.

434px Statue of Liberty 7 333x460 La Estatua de la LibertadLa Estatua de la Libertad se encuentra en la Isla de laLibertad, muy próxima a la Isla de Ellis donde durante muchos años los inmigrantes que llegaban al nuevo mundo eran inspeccionados tanto legal como medicamente. Para llegar frente a ella has que coger el ferry que salía del parque Battery situado en la punta sud de Manhattan, en Nueva York.

Las aguas acostumbran a estar tranquilas y el trayecto es corto. El tiempo pasa deprisa dejando Manhattan a las espaldas y acercándote a ella. No podrás resistir la tentación de ir haciendo fotografías nada más emprender el viaje, aunque el tamaño de la Estatua de la Libertad sea reducido desde tu punto de vista. Al llegar, el barco la rodea mostrando varios puntos de vista. Sin duda, impone mucho más de cerca que de lejos… ¡y eso que todavía no has bajado del ferry!

Después de caminar un poco por la isla llega el momento de ponerse delante de ella e intentar alzar la mirada para encontrarte con tus ojos. Te sentirás muy pequeño a su lado, y no sólo por la obviedad del tamaño. La Estatua de la Libertad conmemora la Declaración de Independencia de  los Estados Unidos y representa la libertad iluminando al mundo. Esa señora significa mucho, y es todo un orgullo tenerla frente a ti. La primera visión que durante muchos años tuvieron los inmigrantes europeos al llegar a Estados Unidos tras su travesía por el océano Atlántico es lo que tus ojos intentaran captar, un esfuerzo por retener en la memoria esa estatua tan mundialmente famosa.

Para volver a Manhattan tendrás que volver a montar en el ferry, que antes hace un parada en la isla de Elis. De nuevo, no podrás resistir la tentación de girarte para no darle la espalda, retrasar la despedida. Y, aunque parezca mentira, te alejarás tanto que llegará el momento en que la Estatua de la Libertad tendrá cabida entre tus dedos.

Fotografía de Wikipedia

Si quieres puedes seguir a ReservasdeCoches.com Google+ o a Frenchy, uno de los administradores de este blog de viajes y destinos.

Deja tu comentario